domingo, 17 de enero de 2010

El gozo de ver a mi hijo riendo feliz y entusiasmado por la experiencia de algo nuevo, por algo tan sencillo es indescriptible, es mágico.
Agradezco profundamente a este maestro (uno de tantos, pero en mi corazón, el más importante)
que la vida me designó y deseo ser una aprendiz comprometida y abierta a sus enseñanzas.
Estar junto a mi hijo, observarlo, es un encuentro con lo sagrado y un viaje a lo puro y lo inocente, a lo que alguna vez abundó en mí y poco a poco fué encapsulándose para protegerse.
Gracias hijo hermoso TE AMO!

Hoy me subí a un columpio nuevamente y regresé a mi infancia.
Volé felizmente acariciada por el viento fresco y la sonrisa inundó mi rostro. Recordé esas tardes en el jardín columpiándome confiada a ojos cerrados para ver desfilar tras mis párpados los verdes, naranjas, amarillos y terracotas que se formaban según les diera la luz del sol.
Escuché de nuevo mi risa y las canciones infantiles sonando alto a través de los ventanales abiertos.
Recordé la jacaranda lloviendo flores violetas y el tronco caído por el que subía equilibrándome, el laurel rosa que olía dulce y el cielo surcado de las hojas altas de los árboles.
Me encontré en mi infancia, me habitó mi niña y sonreimos juntas, agradecidas por lo que fué y por la delicia de estar viva, presente en esta noche fresca viajando arriba-abajo impulsada por la vida, cobijada por el amor y acompañada por mi familia.

3 comentarios:

Aura Violeta dijo...

hmm hermoso, dulce, inspirador, huele deli, los colores son brillantes transmites todo eso como lo hacen l@s pequeny@s Grandes Maestros!
besos a l@s dos!

Martha dijo...

¡¡Hola amiga!!
Que hermosos, me imagino a tú bello contagiándote de infancia, de verdad que esos momentos son los que se guardan en el corazón por siempre,esos que nos roban sonrisas y nos transportan a momentos que creíamos olvidados...

Muchas Felicidades, por permitirte ese ser niña otra vez viviendo, experimentando y explorando el mundo junto a tú peque, y gracias por recordarnos a muchos adultos que a veces olvidamos, el valor que tienen esos momentos tan significativos...

Gracias por compartirlo!!

Besos a los dos!!!

Vanyvalu dijo...

Gracias amigas bellas, las abrazo!